Todavía estoy interiorizando cada una de las experiencias vividas durante mi estancia en el Senegal. Siempre me pasa lo mismo, jajaja. Pero sabéis una cosa ¡me encanta!, así saboreo el viaje dos veces.

Esta vez el viaje tenía un valor añadido, que lo convertía en doblemente emocionante: Su Majestad La Reina Doña Letizia visitaba el Senegal y, Kassumay, fue una de las 5 ONGs elegida para celebrar un encuentro con ella en Dakar.

En calidad de presidenta de la ONG y como representante de todas las voluntarias que damos vida a este maravilloso proyecto, me embargaba una emoción muy especial. Después de 15 años luchando por tratar del mejorar las vidas de las mujeres y de los niños, Kassumay recibía la oportunidad de “contárselo todo” en primerísima persona a la Reina Letizia.

Lo que nunca me había ocurrido me ocurrió… mis maletas no llegaron, ¡no llegaron! No puede ser, le decía a un extranjero de Isla Mauricio, en la cola de atención al cliente. En quince años es la primera vez que me pasa. Universo por favor no me hagas esto, decía en voz alta ante la cara de estupefacción del señor de Mauricio.

Pues me pasó, llegaba a Dakar a las tres de la madrugada, con lo puesto y el encuentro con la Reina estaba programado a las nueve de la mañana. Lo único que llevaba por precaución era un despertador, para no llegar tarde al encuentro y el cargador del móvil.

Bueno me dije, menos mal que no voy hecha unos zorros esta vez, mañana cuando llegue al AECID, pediré a alguien que me ponga rímel y colorete y me quite la cara de hecha polvo que llevo.

Para la recepción en la Embajada, tengo más tiempo, iré al taller de mujeres de kassumay, y me llevaré un vestido artesanal VAYA TELA LETICIA moda sostenible.

Vale, lo tengo todo controlado. Aquella noche dormí pocas horas, pero profundamente.

Y nos llegó el turno a nosotras, a Kassumay. Señora, hablo en nombre de todas las mujeres valencianas, que ejercemos el voluntariado en el Senegal, empoderando a la mujer y la infancia a través de proyectos de cooperación centrándonos sobre todo en: la salud, la educación, la problemática del agua y en generar oportunidades de trabajo principalmente a las mujeres… ¡emocionante!.

 

La recepción en la Embajada de España en el Senegal fue muy bonita, allí nos congregamos una veintena de ONGs alrededor de la Reina Letizia. Ella con mucho afecto habló con cada una de nosotras. ¡Me hice una foto con ella con mi super vestido!

Atardecía, Oumar y yo partíamos rumbo a Mbour, que se encuentra a unos 70 km de Dakar, lugar donde Kassumay desarrolla la mayor parte de los proyectos. Hacía unos cuantos meses que no pisaba mi segundo hogar y desde luego ya no podía esperar más.

Ya estoy en Mbour Maures, mi barrio. Me dormía escuchando los tambores y despertaba al amanecer con el canto a la oración. Me sentía en casa.

El encuentro con los niños y las mujeres disipó mi cansancio. Se sucedieron tres largos días de mucha solidaridad, miserias, pobrezas y dificultades, pero con el convencimiento de seguir adelante y con la clara referencia de la verdad de la existencia humana.

Los molinos van a tope, la maternidad ya está, bueno falta la fosa séptica pero no pasa nada, la vaya de la escuela terminada. ¡Que pasa con el segundo pozo! Oumar me dice que no llegamos, las lluvias destrozaron el puente que nos comunicaba con el poblado, pero ya tienen agua.

¡Ah ya veo! faltan medicinas en el Dispensario Médico, los apadrinamientos/escolarizaciones este año son más, la playa se limpia, pero el ayuntamiento no colabora, hay que continuar, se genera mucha malaria y se tiene que limpiar diariamente. La temporada que viene iniciaremos una campaña de reparto de mosquiteras y etc etc etc

 

 

 

 

 

 

 

 

Que importan unas maletas llenas de cosas, ¿es lo material lo que llena el espíritu?. Las maletas todavía no las he recuperado, os aseguro que no me importa. Mi viaje al Senegal ha sido apasionante, he vuelto cargada de emociones, convicciones y mucho amor, eso sí, mucho amor.

Ayudar a los demás es lo único que vale la pena.

 

One reply on “Acabo de llegar del Senegal

  • Victoria Miguel

    Gracias Leticia por tu trabajo y sobre todo por el amor que compartes y haces llegar a ese trocito de mundo tan necesitado de amor y de ayuda para vivir. Besos

    Responder

Enviar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *