Hoy es el día internacional para la Erradicación de la Pobreza

 

Un día como hoy, no debería quedar solo sobre el papel. No debería quedar en el lamento de algunos o de casi todos. Viajamos y vemos, miseria. Pobreza hay en la mayor parte del globo terráqueo. De sobra sabemos que vivimos en un oasis. Ya se, ya se, también existe el cuarto mundo, por cierto a mi me conmueve una barbaridad, su crueldad es atroz y arrastra a muchas personas.

¡Pero la falta de recursos básicos en países del tercer mundo, me conmueve todavía mas!. Dispensarios Médicos, Escuelas aunque sean modestas, sencillos pozos de agua, son infraestructuras básicas para que un pueblo y sus habitantes puedan desarrollarse.

Las niñas de la foto son tres niñas senegalesas de la etnia peul. Cada una de ellas transporta sobre su cabeza un cubo lleno de  agua cuyo peso es de cinco kilos, y caminan 10 kilómetros hasta llegar a su casa. El día que no llevan agua a su casa, no beben , así de sencillo. Desde bien jovencitas adquieren una enorme responsabilidad.

La gran lección de vida, es que estas niñas hacen su recorrido diario cantando, alegres y acostumbradas a la mala vida, muy mala vida… y nosotros del lamento no pasamos. Hay muchísimo que hacer y ayudar. Somos una cadena humana que principalmente existimos con el único propósito de ayudarnos unos a otros, y no se que nos pasa que no reaccionamos. En realidad nos cuesta conectar con nuestra esencia y con lo que realidad importa. Yo creo que tenemos miedo, no se a qué, pero lo tenemos.

Construir un pozo de agua en un poblado rural, donde no tienen NADA, cuesta unos 500€ aproximadamente. Hace unos meses viví una expriencia muy bonita con unos voluntarios, en un poblado  louli de la etnia serer. Fuimos a ver el resultado de la construcción y puesta en marcha de un pozo, realizado por KASSUMAY. El profundo agradecimiento del jefe de la tribu fue: Nos sentimos muy honrados y agradecidos. Ahora que ya tenemos agua, sabemos lo que significa la palabra DESARROLLO. Nuestros hijos ya no se irán, se quedarán para lograr la prosperidad.

¡ Sin palabras! ¡ lloré como una madalena!.

Enviar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *