Anoche fui al concierto de Ketama, no los veía en directo desde hace 14 años mas o menos, y no los escuchaba desde hacía un montón.

No entiendo por qué los tenía tan olvidados, aunque  en cuanto me enteré que venían no lo pensé dos veces y compré dos entradas para ir con mi chico. Son geniales,¡ que buen rollo!, energía limpia, cristalina y que buena música.

Pase dos horas bailando sin parar,  y hoy llevo ya tres discos suyos bailados en Vaya Tela Leticia. Es verdad, me identifico con ellos, saben fusionar ritmos de manera impecable, todo es posible con elegancia, optimismo y creatividad, hasta las combinaciones mas peculiares encajan, son armoniosas.

Aquí pensando con vosotras, me doy cuenta que acabo de asociar el ritmo con el color y los estampados…en realidad estoy hablando del sentido del oído y de la vista, estoy hablando de lo necesario que es el estímulo de los sentidos para alcanzar el bienestar del ser humano.

Como seres humanos necesitamos vibrar y cuanto mas alta sea esa vibración mas felices nos sentiremos. Ayer vibre y os aseguro que muy alto, igual que todos los días rodeada de color y energía en mi Vaya Tela Leticia del alma.

Estoy feliz esa es la verdad, rodeada de alfombras, cojnes, pantallas de lámpara, paredes enteladas etc etc.

¡Gracias Ketama por recordarme, que la felicidad está al alcance de todos!

Enviar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *